• Diego Rivera dedicó la mitad de su vida a la pintura mural. Entre 1922 y 1956 realizó 28 obras monumentales.
    • El mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central fue ocultado durante ocho años debido a la polémica frase “Dios no existe” que Diego Rivea incluyó en la obra.
    • El mural se pintó para el Salón versalles del Hotel del Prado, pero para el año 1961 se trasladó la pieza al vestíbulo del edificio, permitiendo que fuera más visible, no sólo para los huéspedes, también para los transeúntes.
    • Rina Lazo, Pedro A. Peñaloza y Andres Sánchez Flores fueron los asistentes que colaboraron con Diego Rivera en la realización de este mural.
    • El mural Sueño de una tarde dominical en la Alameda Central pesa 35 toneladas.
    • Diego Rivera realizó esta importante mural ejecutando el trazo original de la composición directamente sobre el muro.
    • Sobre el mural, Diego dijo: “La composición son recuerdos de mi vida, de mi niñez y de mi juventud y cubre de 1895 a 1910. Los personajes del paseo sueñan todos, unos durmiendo en los bancos y otros, andando y conversando”.